Día Mundial de la Prevención del Suicidio

 

Desde que la OMS declaró al COVID-19 como una pandemia en marzo de 2020, más individuos experimentan pérdida, sufrimiento y estrés. Centrarse en la prevención del suicidio es especialmente importante para crear vínculos sociales, promover la toma de conciencia y ofrecer esperanza. Acercarse a los seres queridos por su salud mental y su bienestar podría salvarles la vida.

El abordar la complejidad de las conductas suicidas comienza por identificar los factores de riesgo como las barreras de acceso en la atención de salud, las catástrofes, conflictos, los intentos de suicidio anteriores, etc. Estos factores suelen actuar de forma acumulativa para aumentar la vulnerabilidad a la conducta suicida.

Algunos factores de protección son las relaciones personales sólidas, las creencias religiosas o espirituales, autoestima elevada, autoconfianza, aprovechamiento del tiempo libre, apoyo familiar, la búsqueda de ayuda, todo esto para fomentar la resiliencia, y las estrategias de afrontamiento y prácticas de bienestar positivas.

Con prevención y el tratamiento adecuado de la depresión y del abuso de alcohol y de sustancias reducen las tasas de suicidio, al igual que el contacto de seguimiento con quienes han intentado suicidarse, es por eso que los suicidios son prevenibles con intervenciones oportunas.

Actualmente desde la ESE Hospital Isabel Celis Yáñez en un trabajo articulado con la Administración Municipal, cubre las principales patologías mentales, garantizando con ello una oportuna atención de los pacientes. Aunado a ello, impulsa el desarrollo de mecanismos de detección y prevención de los trastornos mentales, entre ellos el suicidio.

Plan de Intervenciones Colectivas – PIC2021 #PICLaPlayaDeBelén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *